La realización de actividades artísticas como herramienta de acercamiento a una persona con Alzheimer

Ya sea ejerciendo como familiares o cuidadores de un ser querido con Alzheimer, normalmente nos solemos preguntar ¿Cómo puedo hacer para pasar más tiempo de calidad con ellos?. Pues bien, cosas que podemos hacer por ejemplo serian: pasear, acompañar y facilitar las tareas domésticas, o algo tan sencillo como sentarnos a su lado y contemplar la serenidad de una puesta de sol o ver la televisión con ellos, pueden ser recursos para disfrutar y estimularlos.

Acompañar a una persona con Alzheimer a través de la expresión artística

En este sentido, hacer actividades artísticas o manaulidades con ellos es una manera de acompañar al familiar a llevar a cabo una tarea diferente, dando un cariz lúdico y a veces introspectivo en la tarea realizada. Ofrecer apoyo a las habilidades de la persona a la cual se está cuidando, requiere mantener una escucha activa y atender a la historia que nos cuenta, que ésta hace en primera persona, desde el punto de vista de quien lo narra.

En esta línea de ideas, es de suma importancia llevar a cabo un tipo de acompañamiento a través de la expresión artística o de actividades manuales. Puede suponer un reto para el quién los acompaña, ya que permite cambiar la manera en que el familiar está presente durante las diferentes etapas de la dolencia, ofreciéndoles espacios seguros, en el que la persona afectada puede experimentar y hacer simulacros a través de la creación artística sobre aspectos de su vida que en la actualidad no puede. Se trata de ofrecer estrategias a través de estas actividades, permitiendo que se puedan expresar a través de sus creaciones, haciendo que se sientan escuchados sin intermediarios.

7 consejos para mejorar la convivencia con el Alzheimer

Para facilitar la aplicación de estas técnicas es necesario seguir una serie de consejos prácticos, para, y poderlo llevar a cabo sin interferir de forma negativa:

  1. Ponerse en el lugar del otro para acercarse mejor, para entender sus necesidades. Respetar las decisiones que toma, ya sea en relación a colores, técnicas, materiales…
  2. No hemos de olvidar que son personas con ideas y pensamientos propios,hemos de intentar no anticiparnos a lo que suceda, ni intentar evitar que se equivoque. No pasa nada si no sale perfecto o bonito, lo importante es que se ha esforzado, que ha experimentado y creado algo.
  3. Interés por conocer la historia vital de cada persona permite comprender reacciones de las personas que tienes delante. Validar siempre su narrativa, aunque sepamos que quizás no es verdad, ya que la persona siente que si lo es en ese momento.
  4. Acompañar al otro dejandole hacer y ayudándolo cuando sea necesario, explicándole que es un trabajo cooperativo. Estar presente y atento, ya que si nuestro familiar está haciendo algo y no está disfrutando, podremos dar alternativas y facilitar desde la compasión siempre sin juzgar.
  5. Es importante tener en cuenta que los ejercicios manuales o artísticos son un medio para hacer florecer historias, pasar un buen rato, etc. Aquello que se genere durante la actividad no tiene que responder a ningún parámetro estético, más allá del que el autor o autora quiera darle. Es importante no imponer ni insistir en que algo tiene que ser de una manera o de otra.
  6. Permitir que la persona decida sobre aquello que ha hecho, preguntarle si quiere regalarlo, enmarcarlo, tirarlo o guardarlo; otorga credibilidad, y empoderamiento, haciendo que pueda decidir y ser autónomo sobre aquello que quiere hacer durante la sesión.
  7. También podemos preguntarle si nos deja que saquemos una fotograía de su obra final para enseñarla a otras personas, ya que esto hará que aumente su autoestima y su sentimiento de sentirse alguien útil.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store